Educación en el mundo digital


La educación emocional

La educación emocional

También conocida como inteligencia emocional, hace referencia a un proceso educativo continuo que acompaña a cada individuo a lo largo de su vida educativa, profesional y personal. El desarrollo de la educación emocional en los colegios es tan importante como el desarrollo cognitivo, pues ambos constituyen la personalidad integral, preparando al individuo para afrontar diversos retos a lo largo de su vida.

Todos tenemos emociones, es algo con lo que nacemos y que se manifiesta en cada situación que afrontamos con una acción inmediata, por ejemplo: si sentimos alegría sonreímos y si tenemos miedo pedimos ayuda. De ahí la importancia de saber manejarlas y canalizarlas de forma positiva, sobretodo en niños, pues esto podría repercutir en su autoestima y bienestar.

Educación emocional en los colegios

Los niños son más propensos a dejarse llevar por las emociones debido a su inexperiencia, por lo que las instituciones deben preocuparse y atender este aspecto de la educación, algunas formas de hacerlo son:

  • Charlas: El docente o algún otro personal calificado debe darle a conocer al niño qué son las emociones así como su importancia, claro está, siempre deben hacerlo de una forma práctica y sencilla de entender para que puedan captar la importancia del tema.

 

  • Actividades extracurriculares: Los colegios deben fomentar este tipo de actividades, bien sean deportivas o de otra índole, de esta forma los estudiantes podrán afrontar diversas situaciones que pondrán a prueba la reacción de sus emociones, esto debe hacerse bajo la supervisión de algún docente que controle lo que suceda de forma positiva.

 

  • Resolución de problemas: Al surgir algún inconveniente entre compañeros, se debe aprovechar la situación para enseñar. El docente no debe alterarse, ni gritar o castigar, más bien debe ayudarles a desarrollar una buena solución ante la situación, esto los preparará para cuando les toque hacerlo solos.

 

  • Actividades grupales: Estas actividades fomentan a la empatía, el respeto, la tolerancia y otros valores que pondrán a prueba al estudiante y lo ayudarán a manejar las relaciones, potenciando sus aptitudes y habilidades.

 

Sin duda, la educación emocional es parte vital de la enseñanza académica y el fomentar su desarrollo desde pequeños ayudará a los estudiantes a mejorar sus reacciones y a canalizarlas de forma positiva.